Sí, ha llegado el momento de admitirlo: hoy en día reparar un coche puede ser una pesadilla a la que no queramos enfrentarnos, así que convendría tener clara una premisa fundamental: los desguaces online nos echarán una mano para que localizar un resultado correcto en la Red de redes sea enormemente sencillo.

Ahora bien, puede ocurrir que no tengamos demasiado claro cómo utilizar estos sitios, puesto que no todo el mundo se ha pasado a la tecnología de lo virtual. Si este es tu caso quédate con nosotros, porque vamos a ver si podemos contarte algunos consejos para hacer las cosas correctamente en un desguace online:

 

1.- Lo primero que tienes que tener claro es que la elección importa, y no poco. Hay páginas muy bonitas pero ineficaces, y otras mucho más sencillas que, sin embargo, nos dan una base de datos mayor, un stock más apropiado y unos precios mucho más convenientes. Elegir una opción pertinente nos ayudará a acertar de pleno, así que revisa bien las opciones que tengas a mano y decántate por la que más posibilidades te ofrezca.

 

2.- Siguiente cuestión: el precio tiene que ser justo, ni muy caro ni muy barato. Si es demasiado caro deberías sospechar, pues al fin y al cabo estamos hablando de elementos mecánicos que ya han sido usados y, por esta razón, no pueden exceder de un precio concreto.

Y si es demasiado barato también tendrías que tener la mosca detrás de la oreja, porque podría tratarse de un desguace ilegal que trafica con piezas procedentes del robo de otros coches. Haznos caso y actúa en consecuencia, no te vayas a los extremos y quédate en el cómodo y lógico término medio.

 

3.- Si ya has decidido recambio y sitio toca lo más importante: da el paso y haz el pago virtual. Para ello estaría bien que hablases con tu entidad bancaria y solicitaras una tarjeta online, porque suelen ser bastante seguras, no están asociadas a ninguna cuenta y te permiten un pago directo y sin problemas de ningún tipo. Estaría bien que tuvieras todo esto en cuenta para lograr un resultado de lo más pertinente y lógico.

 

4.- Y por supuesto, exige siempre la garantía de lo que has comprado, ya que aunque los recambios de ocasión son revisados constantemente pueden tener algún problema interno que dé la cara una vez instalados en nuestro vehículo. Si tenemos un papel que garantiza su funcionamiento durante unos meses y el coche se vuelve a averiar tendremos base legal para reclamar. Si no es así…

 

En resumen, el desguace virtual te está esperando para que comiences a ahorrar de una vez. Hay que admitir que gracias a los repuestos de ocasión el parque móvil de nuestro país se ha equilibrado y ha comenzado a funcionar correctamente, así que ahora te toca a ti unirte a la banda. Eso sí, cubriendo las etapas de la compra de un repuesto de ocasión con garantía.